red line
   Back to Archives
   Back to IF Home







Martica y su Cuba

Por Catherine Wayland

uestros recuerdos constantemente nos ensenan algo. Esta semana, mientras Marta celebraba su sexagesimo cumpleanos, ella recordo una fiesta de cumpleanos muy importante que tuvo lugar hace cuarenta y cuatro anos y ademas, las ensenanzas de su familia. Despues de once arduos anos de trabajo, en los Estados Unidos, desde la tierna edad de dieciseis anos hasta los veintisiete, a Marta se le cumplio un deseo de cumpleanos, ella logro sacar a su familia de la Cuba de Castro. Finalmente, ella pudo mirar sus caras, tomarlos de la mano mientras soplaba sus velas de cumpleanos y sentir su aroma cuando ellos la abrazaban . Este es el recuerdo de duro trabajo, de valentia cuando se efrenta el terror y de lealtad a la familia.

La cara de Marta se ensombrece cuando empieza a contar su historia. Normalmente es la cara de una joven nina, aun a los sesenta anos. No hay una sola linea alrededor de sus ojos azules que brillan con picardia y su boca esta por siempre en forma de una sonriente letra O. Para recordar su historia ella debe admitir la tristeza que ha tenido que padecer en su travesia para encontrar paz propia. Sabemos que la verdadera paz nunca es facil de encontrar.Es un misterio constante de la vida el porque algunas personas tienen que soportar tal horror a lo largo de su camino.

La familia de Marta emigro a Cuba desde Portugal a mediados de los anos 1900. Su padre, Jose, como un joven hombre en sus veintes y quince anos mas tarde, su madre, Alsina, quien dejo su pequeno pueblo en compania de un primo, para ir en busca del lugar que era "un paraiso para las mujeres". Ellos vinieron de diferentes villas en Portugal pero con suenos muy similares de fortuna y abundancia. Jose y Alsina lo encontraron todo y el uno al otro, en el paraiso que era Cuba. Los jovenes enamorados contrajeron matrimonio en 1938.

Alsina y Jose disfrutaron de muchos buenos anos juntos. Los dos trabajaron muy duro y fueron capaces de lograr un estable y prospero negocio familiar. Alsina y Jose criaron dos hijas, Maria y Marta. Cualquiera tanto de la familia como de la comunidad, que necesitara algo, se beneciado por el trabajo duro de esta pareja. A nadie le fue negado ni techo ni comida. Esta familia de cuatro personas nunca olvido sus humildes comienzos. y su gratitud.

.Ni fortuna ni favores pudieron salvar a la familia o a su Cuba del arrivo de Castro en 1959. Es con un particular heroismo que Marta habla del hombre que es tanto brillante como malvado. El comunismo de Castro fue completo hasta en el ultimo de los detalles. Todos y cada uno de los bienes materiales de las personas que vivian en Cuba pasaron a ser propiedad del gobierno, ‘El Comite de Defensa “ regia cada uno de los vecindarios. No habia mas vida privada o privilegios. En solo un dia se esteblecio un nuevo sistema monetario. Castro tenia inventariado hasta el ultimo de los candeleros. La santidad del hogar fue reemplazada por el terror y el grito de “paredon, paredon”, cuando uno de los suyos era llevado a la pared de ejecucion.

Mas la santidad de los hijos, fue la mas detestable de todas las violaciones que se llevaran a cabo. Castro declaro que todo nino al llegar a la edad de cinco anos debia convertirse en propiedad del gobierno. El gobierno entonces era el que tenia la patria potestad y se convertia en el tutor legal del joven ciudadano. Los padres no pudieron reclamar el derecho sobre sus propios hijos o tomar decisiones sobre su educacion o su futuro, nunca mas.

Durante las fases iniciles del regimen totalitario de Castro habia solamente una pequena oportunidad para las familias. Los padres cubanos miraron hacia los Estados Unidos y las entonces buenas relaciones que se sostenian con Cuba, para lograr refugio para sus hijos. La operacion Pedro Pan (Peter Pan) fue puesta en marcha. Miles y miles de ninos dejaron Cuba en un exodo masivo para ser tomados en adopcion en los Estados Unidos. Martica no deseaba tener otros padres, los suyos eran los mas maravillosos de todo el mundo. Asi que Carlos,un joven amigo y vecino de Martica, que habia venido a los Estados Unidos y era mayor que ella, podria salvarla de ser adoptada casandose con ella para entonces convertirse en ciudadana americana.

Marta, entonces una ”quinceanera”, y su mejor amigo Manolo fueron a cerca de una docena de embajadas con traducciones de sus documentos tratando de obtener visa. Mientras tanto, La Bahia de Cochinos y La Masacre de los Inocentes que trataron de rebellarse contra Castro, estaban ocurriendo a su alrededor. Un resbalon y ella correria la misma suerte que ellos por deslealtad al gobierno.

Finalmente, Martica pudo venir a los Estado Unidos. Ella tenia solamente dieciseis anos. Estaba sola porque se habia separado de su querido amigo Manolo, quien la seguiria en unos dias para encontrarse con ella en Miami. Ella juro que no descansaria hasta que Manolo y toda su familia pudieran reunirse y estar a salvo con ella. Martica no sabia que no volveria a dormir bien por los siguientes once anos. Como no sabia tampoco que Manolo se convertiria en parte de la operacion Pedro Pan y nunca volvereria a ver a su padre quien permanecio en Cuba.

Habia sido planeado por su novio, Carlos, que una familia, en la ciudad de Nueva York, se hiciera pasar por sus padrinos, para asi tener salvo conducto, pero Martica solo tenia seis dolares que su madre Alsina habia cosido a sus botones. Esto no era suficiente para viajar de Miami a Nueva York, ademas a Martica le dijeron que, si no lograba presentar un tiquete aereo en veinticuatro horas, seria retenida en las barracas con los otros ninos de la operacion Pedro Pan para ser dada en adopcion. Ella estaba desesperada. Martica entonces encontro en La Torre de la Libertad (Freedom Tower), en la ciudad de Miami,al cura de su pueblo en Cuba, el Padre Villaronga . El le hizo prometer que ella siempre seria una buena nina y le dio el tiquete aereo que ella necesitaba. Es ahora que con la mencion de su adorado cura, los ojos de Marta se vuelven a iluminar. Ella recito para mi el poema que el propio Padre Villaronga le habia ensenado en su infancia que ahora parece tan lejana:

Mira que Dios te mira,

Mira que te esta mirando,

Mira que te vas a morir,

Mira que no sabes cuando.

Tomo otra decada de trabajo en las fabricas y oficinas en el area de la ciudad de Nueva York, para intentar tres veces mas la liberacion de su familia y finalmente lograrlo, Pero Marta no celebra su victoria como solo suya. Ella habla de los heroes que encontro en sus padres, en el cura del pueblo, en Manolo, y hasta en el recientemente electo senador por el estado de Florida, Mel Martinez, que es un hijo de la operacion Pedro Pan que ella nunca ha conocido. A sus sesenta anos de edad, Marta todavia trabaja catorce horas al dia. Ella recuerda a su Cuba, los dias de abundancia y la tradicion de su familia de ayudar al necesitado. Hoy todas estas remembranzas le hacen traer a la memoria el mas grande deseo de cumpleanos que se convirtio en realidad, que su familia estuviera reunida otra vez, a salvo, liberada y en una nueva tierra de oportunidades.

Es posible que en nuestros recuerdos encontremos la respuesta a lo que nos preguntamos toda la vida-Quien soy yo?. En nuestros recuerdos se encuentra la historia como se formo nuestro caracter y el reflejo de nuestra alma. Nuestros recuerdos nos dicen quienes somos “exactamente.”

- a nuestros lectores de habla hispana- nos disculpamos por no tener la correcta ortografia por problemas. Prometemos que esto sera solucionado la proxima vez, gracias.


white divider